Blog

Práctica 4 – Abrir el Corazón

El espacio dentro del corazón es infinito, puedes sumergirte en él y explorarlo descubriendo siempre nuevos pasadizos y rincones. 

La llave para abrir el corazón está dentro de él, para alcanzarla basta sonreír. 

El corazón tiene alas y le gusta volar, sobre todo a visitar otros corazones y danzar con ellos en instantes eternos. 

Siente tu corazón, conócelo, ámalo. Déjalo expandirse simplemente diciéndole que quieres que así sea, siente como despliega sus alas y se palpita como desperezándose después de un largo invierno.

El corazón contiene luz infinita y dispuesta a inundarte y abrirte otras dimensiones de la existencia. Allá en el centro está dios- tu, un puntico danzante. Está el corazón físico y el corazón divino, el sagrado corazón. Ambos están conectados pero el segundo ocupa un lugar más amplio en el centro de tu pecho. La salud del primero depende de la del segundo. En la medida en que abres tu corazón cambia tu percepción y por tanto tu realidad.

Cada práctica es una activación de una forma de conexión con la tierra, el cielo y el corazón.  Su propósito es brindar herramientas sencillas que permiten la conexión con nuestro ser más profundo y son un apoyo para ir adentro y desde ese lugar de quietud poder agudizar nuestras percepciones  y asimilar la información del día a día que nos captura de manera mecánica en el miedo y la reactividad. 

Son experiencias cortas que se pueden hacer varias veces al día, de manera individual o combinada una con otra. 

Esperamos te sean de utilidad y te hagan sentir el gran abrazo AVATAR que hoy creamos para ti. 

De nuestro corazón al tuyo,
Mónica, Virginia y Carol